Invertir en bolsa: Las comisiones son la clave

Recuerdo la primera vez que leí un folleto de algún fondo o Exchange Trade Fund (ETF). No sabía por dónde empezar, no entendía nada y menos todo lo relacionado con las comisiones. Lo reconozco, es algo bastante lioso y que está hecho adrede. Cuanto menos sepas, mejor les irá a los brókers.

El objetivo de este post, no es explicarte cada uno de los tipos de comisiones que existen. Ya existe una gran cantidad de información acerca de ello. 

Si no que mi propósito es hacerte ver lo importante que es tener en cuenta a las comisiones, sobre todo a la hora de invertir en bolsa a largo plazo.

Contenido


¿Qué es una comisión?

Qué es una comisión inversor paciente

En la gran mayoría de los casos, cualquier inversor que quiera comprar una acción o participación de un fondo, necesitará de un intermediario financiero o bróker. El intermediario financiero es la persona autorizada para mediar entre el inversor y el mercado financiero. Y cómo cualquier negocio todo tiene su coste y no es menos en este caso.

Dependiendo del activo financiero que compres, se le aplicará una serie de comisiones, como por ejemplo comisiones de compra/venta, de gestión o de custodia, entre muchas otras. No te imaginas lo creativo que pueden llegar a ser los brókers para ganar dinero. Si te interesa o te pica la curiosidad, te dejo el siguiente post que explica muy bien las comisiones que afectan a los fondos de inversión.

Sigamos con lo nuestro y veamos lo importante que son las comisiones en nuestra estrategia de inversión. Pero antes, te contaré un secreto… Lo único predecible en la bolsa es que tendrás que pagar unas comisiones a tu bróker. Todo lo demás es incierto e impredecible.

Reflexionemos acerca de las comisiones al invertir en bolsa

No nos engañemos, cuando uno empieza a invertir en bolsa, lo primero en lo que se fija es en la rentabilidad de la acción A o del fondo B y solemos despreocuparnos totalmente de las comisiones.

De hecho, al inicio, como novato que somos, solemos recurrir a nuestro Banco para realizar nuestras primeras compras como inversor. Sin darnos cuenta, estaremos incurriendo en un grave error, ya que pagaremos literalmente un alto precio por ello. Aunque como ya sabemos, errar es humano y todos cometemos errores y más al principio.

También, es curioso como muchas veces asociamos lo caro con algo bueno. Por ejemplo en mi caso, a la hora de hacer la compra, si tengo dudas entre 2 productos alimenticios, me suelo guiar por el precio, escogiendo el más caro. ¿Por qué? La alimentación es importante para mí e interpreto que el producto más caro es de mejor calidad. Aunque, seguramente me equivoco más de una vez…

¿Y qué ocurre con las comisiones al invertir en bolsa? Pues curiosamente ocurre todo lo contrario. Particularmente, a mí me gusta elegir los fondos o Exchange Trade Funds (ETF’s) más baratos, ya que, según mi experiencia, se suele lograr una mayor rentabilidad neta en el largo plazo. ¿Paradójico no?

¿Tiene sentido pagar un 2% o 3% de comisión a un fondo? Si, si te consigue una rentabilidad mayor que la del mercado. Lo malo es que tan solo un 5% de los fondos lo consigue…

Llegado hasta aquí, te preguntarás seguramente el % adecuado de comisión a pagar. Creo que eso dependerá mucho de tu estrategia de inversión, aunque como inversor indexado que soy, me niego a pagar más de un 0,60%.

¿Qué impacto tienen las comisiones al invertir en bolsa a largo plazo?

Imagínate, tres amigos de toda la vida, Juan, Pepe y Miguel que tienen ambos 30 años y un capital de 100.000€ con la intención de invertirlo para su jubilación para dentro de 30 años. Cada uno elige un fondo de inversión y da la casualidad que los 3 fondos que han escogido han rendido igual, un 5%, pero la comisión que deben pagar cada uno de ellos es distinta: 0,5%, 1% y el 1,5%.

A primera vista, parece una pequeña diferencia sin mayor importancia. Pero, ¿Realmente es así?

Juan Pepe Miguel
Inversión inicial
100.000€
100.000€
100.000€
Rentabilidad
5%
5%
5%
Años
30 años
30 años
30 años
Comisión a pagar
0,5%
1%
1,5%
Inversión final
374.531,81 €
324.339,75 €
280.679,37 €

Como puedes comprobar, 30 años después, Juan ha ganado un total de 374.531,81€, es decir, 50.192,06€ más que Pepe y 93.852,44€ más que Miguel, invirtiendo la misma cantidad de dinero y durante el mismo periodo de tiempo. ¿Ves la diferencia que pueden marcar las comisiones?

Realmente, Pepe y Miguel están pagando un 100% y 200% más en comisiones que Juan. Y eso se nota en las ganancias y más a largo plazo. Un pequeño detalle que marca grandes diferencias.

Conclusiones

  • Las comisiones financieras son un gran negocio que mueve mucho dinero.
  • Existe una larga lista con diferentes tipos de comisiones que te pueden llegar a cobrar. Aunque es cierto que desde la entrada de Mifid II, esas comisiones se han vuelto mucho más transparentes.
  • Lo único que puedes controlar en tu inversión son las comisiones.
  • El impacto de las comisiones en el largo plazo es tremendo. Si eres inversor de largo plazo, deberías fijarte en lo que te cobra tu broker.

Suscríbete a mi Newsletter

¡Sé el primero en recibir mis últimos artículos!
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario