7 razones para invertir a largo plazo en bolsa

El camino del inversor es un camino constante de aprendizaje. Mis inicios como inversor comenzaron con el análisis técnico y daytrading. Pobre ignorante de mí, pensaba que leyendo un par de libros podría crear un sistema de inversión ganador. Ojo! No digo que no haya gente que gane dinero con estas técnicas, pero hay que tener cuidado con los vendehúmos que andan por allí sueltos.

Obviamente durante esa fase perdí dinero, pero con el paso del tiempo he sabido separar el grano de la paja y conocerme más a mí mismo como persona e inversor. Todo eso ha generado que me haya convertido en el inversor de largo plazo que soy hoy en día.

¿Mis razones? Te las comparto en este artículo…

Contenido


¿Por qué invertir a largo plazo?

#1 El ruido del mercado se suaviza

Cuando uno invierte a corto plazo, constantemente surgen noticias. Que si tensiones comerciales entre Estados Unidos y China por un lado, el Brexit o el débil crecimiento económico de la eurozona por el otro. Los medios de comunicación necesitan vender. Cuanto más caótico sea el panorama, mayor será su alcance.

El corto plazo es sinónimo de ruido y su propósito es que entres en pánico y que no tomes las decisiones correctas. El ruido es pasajero y su impacto en el largo plazo es reducido. Es importante concentrarse en el largo plazo e ignorar las distracciones del corto plazo.

#2 El riesgo se reduce y la probabilidad de ganar dinero aumenta

Como expone Jeremy Siegel en su famoso libro “Guía para invertir a largo plazo”,  invertir a corto plazo es como apostar a cara o cruz, así que el largo plazo debería ser más nuestro aliado.

Invertir a largo plazo

En la siguiente gráfica, extraída del libro de Jeremy Siegel, podemos observar que si hubiéramos mantenido invertido nuestro dinero en renta variable durante 20 años entre los años 1802-2012, habríamos obtenido una rentabilidad anual entre el 1% y el 12,6%, mientras que, si lo hubiéramos mantenido durante 30 años, esta rentabilidad anual se encontraría entre el 2,6% y 10,60%. 

Es cierto que las rentabilidades pasadas no garantizan las rentabilidades futuras, pero esta gráfica demuestra que cuanto mayor es nuestro horizonte temporal de inversión, menor es el riesgo de perder dinero y mayor nuestra probabilidad de obtener una rentabilidad.

#3 Menos comisiones

El corto plazo implica realizar muchas operaciones de compraventa y eso supone pagar unas comisiones de brokerage.

Al inversor de largo plazo le gusta comprar de vez en cuando y le encanta mantener sus activos financieros a lo largo del tiempo. Ese comportamiento se traduce con pagar menos comisiones, afectando mínimamente la rentabilidad de nuestra cartera. Recuerda, las comisiones son muy importes, cuanto menos paguemos mayor será nuestra rentabilidad final.

#4 Pagar menos impuestos

En caso de tener beneficios con las ventas, deberemos pagar los impuestos correspondientes. Más operaciones cerradas con plusvalías, se traduce con pagar más impuestos. Lo ideal es intentar posponer lo máximo posible el pago de nuestras ganancias. Para ello, invertir a largo plazo es nuestro compañero perfecto.

#5 Mayor tranquilidad

Una de las cosas que más me gusta es la tranquilidad que te da el largo plazo. Invertir a largo plazo puede resultar aburrido y monótono, pero te permitirá dormir tranquilo.

#6 Aprovechar el interés compuesto

El tiempo es una variable muy importante en la formula del interés compuesto. Cuanto mayor sea tu plazo de inversión, mayor partido le sacaras a la magia del interés compuesto. Como dijo Albert Einstein “El interés compuesto es la fuerza más poderosa del universo”. Ponla a trabajar para ti cuanto antes y el mayor tiempo posible.

#7 Aprender a construir algo a largo plazo

Vivimos en una sociedad que quiere obtener resultados inmediatos. Si enseguida no logramos resultados, lo abandonamos. Valores como la paciencia, la constancia y disciplina poco a poco están desapareciendo.

Construir una cartera con una visión a largo plazo nos ayudará a desarrollar habilidades que nos puedan ser útiles tanto para nuestra vida personal como profesional. Invertir a largo plazo es un estilo de vida que se puede extrapolar a otros ámbitos de la vida.

Suscríbete a mi Newsletter

¡Sé el primero en recibir mis últimos artículos!
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario