Los gastos hormigas: el enemigo silencioso

Es día 25, entramos en nuestra cuenta bancaria y observamos insólitos como nuestros gastos se han comido gran parte de nuestros ingresos y aún ¡faltan 10 días para cobrar! Apenas nos queda dinero. Empezamos a sentirnos nerviosos y decidimos ponernos en modo ahorro total. Y nos juramos que hasta que no llegue la próxima paga, se acabaron las salidas, restaurantes y compras.

Ponemos a funcionar nuestro cerebro al 100% para poder escatimar en cada gasto. Nuestro instinto de supervivencia empieza a tomar el control de nuestra mente.

Seguimos mirando nuestra cuenta bancaria con cara desconcertada y nos ponemos a mirar el extracto. De repente, nos damos cuenta de cómo el banco ha ido cargando día tras día diferentes gastos.

Por un lado, están los gastos derivados del alquiler/hipoteca, los gastos de la casa (agua, electricidad, gas e internet), las facturas del supermercado o el abono del metro, entre otros… Es decir, aquellos gastos que son indispensable para vivir y que cuestan aproximadamente lo mismo cada mes, conocidos como GASTOS FIJOS.

Y, por otra parte, están los GASTOS VARIABLES. Aquellos gastos que surgen de forma esporádica y que NO son indispensables para vivir el día a día. Como por ejemplo comprarnos ropa, salir de fiesta, cenar en este restaurante de moda o comprarnos ese último modelito chic.

Si te has sentido identificado con lo anterior y eres una persona a quién le cuesta llegar a final de mes, presta atención a lo que viene a continuación. Vas aprender un nuevo concepto muy interesante que puede ayudarte a mejorar tu situación financiera.

Contenido


Los gastos hormigas

Es importante saber diferenciar entre los gastos FIJOS y VARIABLES. Los primeros suelen ser gastos de primera necesidad, los cuales son difíciles de reducir. Mientras que los gastos variables es la parte donde suele producirse la mayor fuga de nuestro dinero y donde más podemos recortar. Allí es donde entran en juego los protagonistas de este artículo, los denominados GASTOS HORMIGAS.

Si es la primera vez que escuchas esa palabra, seguramente te pase como a mí y pongas una cara rara. Pero su nombre nos puede dar alguna pista sobre su significado.

¿Qué son los gastos hormigas? 

Tradicionalmente, se llaman así a los gastos de pequeño importe que normalmente no los contemplamos en nuestro presupuesto. Suelen ser tan minúsculos que suelen pasar desapercibidos y no les damos demasiada importancia. Pero cuando uno empieza a echar cuentas, se da cuenta que la suma total a final de mes empieza a ser relevante.

Un ejemplo de ello sería, desde botellas de agua, chuches, refrescos, cafés, cigarros, comisiones bancarias, apuestas o incluso el transporte (taxi o carsharing), entre otros.

Esa es la definición tradicional, pero yo iría incluso un poco más lejos. Incluiría también aquellos gastos diarios que pueden ser evitables, como por ejemplo:

  • Tomar la decisión de comer de táper o de restaurante
  • Decidir si ir al trabajo andando, en bici, en transporte o coche (siempre que sea posible decidir).

¿Cómo afectan los gastos hormigas?

  1. Incrementan tus gastos de forma inconsciente, reduciendo en gran parte o en su totalidad tus ingresos.
  2. Mayor probabilidad de entrar en un círculo vicioso a través de compras impulsivas y con un componente emocional.
  3. Gran dificultad para generar un ahorro.
  4. Ser el principal motivo para no llegar a fin de mes.

¿Cómo controlar y eliminar los gastos hormigas?

  1. Crea un presupuesto: Identifica tus gastos fijos y variables, y dentro de los variables identifica los gastos hormigas.
  2. Establece una cantidad determinada que ahorrar: Obviamente, esa cantidad debe ser realista dentro de nuestras posibilidades. Este punto es relevante, ya que tendremos que tomar importantes decisiones o incluso replantearnos ciertos hábitos.
  3. Destina tu ahorro en algo que te motive e ilusione.

El control presupuestario es una herramienta básica para poder identificar estos gastos hormigas y evitar gastos innecesarios. Es el pilar fundamental de las finanzas personales. Con él, comienza el CAMBIO.

Suscríbete a mi Newsletter

¡Sé el primero en recibir mis últimos artículos!
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin

15 comentarios en «Los gastos hormigas: el enemigo silencioso»

  1. Definitely believe that which you said. Your favourite justification appeared to be on the
    internet the simplest thing to be aware of. I say to you, I definitely get irked at the same time as folks
    think about concerns that they just don’t recognise about. You managed to hit the nail upon the highest and defined out the entire thing with no need side-effects , people could take a signal.
    Will probably be back to get more. Thanks

    Responder
  2. Hi there I am so delighted I found your
    site, I really found you by error, while I was browsing on Askjeeve
    for something else, Anyhow I am here now and would just like
    to say thanks a lot for a incredible post and a all round enjoyable blog (I
    also love the theme/design), I don’t have time to look over it all at the moment but I have book-marked it and also included your RSS feeds,
    so when I have time I will be back to read a lot more, Please
    do keep up the awesome work.

    Responder
  3. Very nice post. I simply stumbled upon your blog and wanted to say that I have
    really enjoyed surfing around your blog posts.

    After all I will be subscribing for your rss feed and I’m hoping you write again soon!

    Responder
  4. Normally I do not read post on blogs, but I would like
    to say that this write-up very pressured me to take a
    look at and do so! Your writing style has been surprised me.
    Thank you, quite nice post.

    Responder

Deja un comentario