Los gastos hormigas: el enemigo silencioso

Es día 25, entramos en nuestra cuenta bancaria y observamos insólitos como nuestros gastos se han comido gran parte de nuestros ingresos y aún ¡faltan 10 días para cobrar! Apenas nos queda dinero. Empezamos a sentirnos nerviosos y decidimos ponernos en modo ahorro total. Y nos juramos que hasta que no llegue la próxima paga, se acabaron las salidas, restaurantes y compras.

Ponemos a funcionar nuestro cerebro al 100% para poder escatimar en cada gasto. Nuestro instinto de supervivencia empieza a tomar el control de nuestra mente.

Seguimos mirando nuestra cuenta bancaria con cara desconcertada y nos ponemos a mirar el extracto. De repente, nos damos cuenta de cómo el banco ha ido cargando día tras día diferentes gastos.

Por un lado, están los gastos derivados del alquiler/hipoteca, los gastos de la casa (agua, electricidad, gas e internet), las facturas del supermercado o el abono del metro, entre otros… Es decir, aquellos gastos que son indispensable para vivir y que cuestan aproximadamente lo mismo cada mes, conocidos como GASTOS FIJOS.

Y, por otra parte, están los GASTOS VARIABLES. Aquellos gastos que surgen de forma esporádica y que NO son indispensables para vivir el día a día. Como por ejemplo comprarnos ropa, salir de fiesta, cenar en este restaurante de moda o comprarnos ese último modelito chic.

Si te has sentido identificado con lo anterior y eres una persona a quién le cuesta llegar a final de mes, presta atención a lo que viene a continuación. Vas aprender un nuevo concepto muy interesante que puede ayudarte a mejorar tu situación financiera.

Los gastos hormigas

Es importante saber diferenciar entre los gastos FIJOS y VARIABLES. Los primeros suelen ser gastos de primera necesidad, los cuales son difíciles de reducir. Mientras que los gastos variables es la parte donde suele producirse la mayor fuga de nuestro dinero y donde más podemos recortar. Allí es donde entran en juego los protagonistas de este artículo, los denominados GASTOS HORMIGAS.

Si es la primera vez que escuchas esa palabra, seguramente te pase como a mí y pongas una cara rara. Pero su nombre nos puede dar alguna pista sobre su significado.

¿Qué son los gastos hormigas?

Tradicionalmente, se llaman así a los gastos de pequeño importe que normalmente no los contemplamos en nuestro presupuesto. Suelen ser tan minúsculos que suelen pasar desapercibidos y no les damos demasiada importancia. Pero cuando uno empieza a echar cuentas, se da cuenta que la suma total a final de mes empieza a ser relevante.

Un ejemplo de ello sería, desde botellas de agua, chuches, refrescos, cafés, cigarros, comisiones bancarias, apuestas o incluso el transporte (taxi o carsharing), entre otros.

Esa es la definición tradicional, pero yo iría incluso un poco más lejos. Incluiría también aquellos gastos diarios que pueden ser evitables, como por ejemplo:

  • Tomar la decisión de comer de táper o de restaurante
  • Decidir si ir al trabajo andando, en bici, en transporte o coche (siempre que sea posible decidir).

¿Cómo  afectan?

  1. Incrementan tus gastos de forma inconsciente, reduciendo en gran parte o en su totalidad tus ingresos.
  2. Mayor probabilidad de entrar en un círculo vicioso a través de compras impulsivas y con un componente emocional.
  3. Gran dificultad para generar un ahorro.
  4. Ser el principal motivo para no llegar a fin de mes.

¿Como los puedo controlar y eliminar?

  1. Crea un presupuesto: Identifica tus gastos fijos y variables, y dentro de los variables identifica los gastos hormigas.
  2. Establece una cantidad determinada que ahorrar: Obviamente, esa cantidad debe ser realista dentro de nuestras posibilidades. Este punto es relevante, ya que tendremos que tomar importantes decisiones o incluso replantearnos ciertos hábitos.
  3. Destina tu ahorro en algo que te motive e ilusione.

El control presupuestario es una herramienta básica para poder identificar estos gastos hormigas y evitar gastos innecesarios. Es el pilar fundamental de las finanzas personales. Con él, comienza el CAMBIO.

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario