Warrent Buffett: El oráculo de Omaha

Detrás de cada persona hay una historia. Cada historia esta llena de vivencias, experiencias y sabiduría. La mejor forma de aprender es aprendiendo de los mejores.

Con este artículo, inicio una serie de post que tratarán sobre la vida y filosofía de inversión de los inversionistas más importantes.

Y qué mejor forma de empezar con uno de los más grandes. Saquemos algunas lecciones del inigualable Warren Buffett.

De clase humilde a ser uno de los hombres más ricos del mundo

¿Cómo definiría a Warren Buffett en pocas palabras? Uno de los mejores inversores de la historia, visionario, persona humilde y filántropo. 

Warren Buffett nació el 30 de agosto de 1930 en Omaha en el estado de Nebraska, Estados Unidos. Su nacimiento coincidió con el comienzo de la gran depresión, época que surgió después de unas de las mayores crisis financieras: El crack del 29.

Su familia era de origen humilde, pero a través del trabajo y del esfuerzo consiguieron ascender a la clase media. Esa falta de dinero, le motivó en gran parte a querer ser rico, pero también nacieron en él valores tales como la humildad, la honestidad y el trabajo duro. Valores que perduran hasta el día de hoy.

A edad bien temprana, comenzó a mostrar interés por el mundo de la inversión. Con 10 años ya empezaba a seguir las cotizaciones de las acciones. Esas fluctuaciones de los precios le cautivaban cada vez más y con tan solo 11 años realizó su primera inversión comprando 3 acciones de Cities Services Company.

A medida que el tiempo transcurría, su afición y amor hacia el mundo de las finanzas iba en aumento. Buscaba formas de incrementar su afán por aprender. Primero, estudió en la Universidad de Nebraska y luego quiso reforzar sus conocimientos realizando un MBA en la Escuela de Negocios de Harvard, cuya solicitud fue rechazada. 

Durante esa época, llegó a sus manos un libro que le influenciaría a lo largo de toda su vida. El libro “El inversor inteligente” de Benjamin Graham. A través de un amigo, se enteró que Graham impartía clases en la Universidad de Columbia. Sin pensarlo dos veces, cogió sus maletas y se mudó a Nueva York.

Warren Buffett empezó a destacar rápidamente entre sus compañeros, convirtiéndose en el alumno prodigio de Benjamin Graham, quien se convirtió en su mentor y sentó las bases de su filosofía de inversión.

En 1956, Warren decidió volver a la ciudad que le vio nacer, Omaha. Este mismo año fundó la compañía Buffett Associated Ltd. A partir de ese instante, el oráculo de Omaha comenzó a labrarse un nombre en el mundo de la inversión.

En 1965, la empresa Berkshire Hathaway, que pertenecía al sector textil, atravesaba grandes problemas financieros. Buffett vio una oportunidad, la adquirió y se nombró presidente. Berkshire Hathaway se convertiría en el holding que es actualmente y unas de las empresas más importantes del mundo.

Al igual que Berkshire Hathaway crecía, también lo hacía su patrimonio, hasta tal punto de convertirse en una de las personas más ricas del mundo. Mientras escribo este artículo (agosto 2019), Warren Buffett ocupa el 3 puesto en la lista Forbes, por detrás de Jeff Bezos y Bill Gates.

Sin embargo, esa fortuna no le cambió. Warren buffett sigue siendo esa persona sencilla y humilde. Un ejemplo de ello, es que sigue viviendo en la misma casa modesta que se compró en 1962. No tiene personal de seguridad, ni chofer y nunca utiliza aviones privados para desplazarse.

A medida que ha ido pasando el tiempo, Warren se ha vuelto cada vez más activo en el mundo de la filantropía. Pasará a la historia por la donación que realizó a la fundación de Bill Gates y de su mujer Melinda Gates donando 31.000 millones de dólares. En la actualidad, sigue realizando donaciones a diferentes organizaciones benéficas.

Warren Buffett y su estilo de inversión

El oráculo de Omaha es considerado el máximo exponente del value Investing. Su estrategia consistente en buscar empresas infravaloradas o con un potencial crecimiento basándose en ratios fundamentales y en el posicionamiento de la empresa dentro del mercado. Podemos definir su forma de invertir de la siguiente forma:

  • No invertir en lo que uno no entiende.
  • Invertir desde un enfoque empresarial.
  • Empresas con margen de crecimiento.
  • Compañías dirigidas por gerentes que buscan generar valor para el accionista.
  • Diversificar en pocas empresas.
  • Invertir a Largo plazo.

Con esa filosofía de inversión, Warren Buffett ha logrado una rentabilidad del 20,80% frente al 9,70% del S&P 500 (desde 1964 a 2016). Eso significa que un inversor que haya invertido en acciones de Berkshire Hathaway en el año 1964 y las hubiese vendido en el año 2016 habría multiplicado por 19.725 veces su inversión. ¡Impresionate! ¿No crees?


Las 10 frases más famosas y célebres de Warren Buffett

1. Regla nº 1: no perder dinero. Regla nº 2: no olvidar la regla nº 1

2. El precio es lo que pagas. El valor es lo que obtienes

3. Soy mejor inversor porque soy un hombre de negocios, y soy mejor hombre de negocios porque soy inversor

4. Es mucho mejor comprar una compañía fantástica a un precio justo que una compañía normal a un precio fantástico

5. No has de ser un ingeniero espacial. La inversión no es un juego en el que el tipo con un coeficiente intelectual de 160 bate a aquel de coeficiente 130

6. El tiempo es amigo de los buenos negocios y el enemigo de los mediocres

7. Después de todo, sólo vas a darte cuenta quién está nadando desnudo cuando baje la marea

8. La inversión exitosa requiere tiempo, disciplina y paciencia. No importa lo grande que sea el talento o el esfuerzo, algunas cosas solo necesitan tiempo

9. Te diré cómo hacerte rico. Cierra las puertas. Ten miedo cuando otros son codiciosos. Se codicioso cuando otros tienen miedo.

10. La vida es como una bola de nieve. Lo importante es encontrar nieve húmeda y una colina realmente larga.

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario